Corporativo

FLORES

PLANTAS

 

FLORES

Begonia

 

Origen

El género Begonia comprende más de mil quinientas especies de las zonas tropicales de Asia, África y América.

De acuerdo con su origen, todas las begonias son plantas de sombra que crecen sobre el suelo o epifíticamente en las plurisilvas tropicales, pero también en las regiones subtropicales, y en los bosques de montaña aparecen incluso a 4000 metros de altitud.

La forma de la planta y el color de las flores ha sido fuertemente alterada a lo largo de unos dos siglos a través de la obtención de innumerables híbridos y variedades. De todos modos se han conservado algunas propiedades fundamentales de las plantas originarias, de modo que el lugar de procedencia de las especies de partida continúa siendo hoy en día una indicación importante para determinar los cuidados que exigen estas plantas.

Multiplicación

Los tipos B. tuberhybrida y B. semperflorens se reproducen casi exclusivamente por semilla. Existen algunos tipos "Elatior" de semilla, pero la propagación vegetativa por esqueje de hoja o terminal es lo más frecuente, y se lleva a cabo en general por empresas especializadas. La germinación tiene lugar en un sustrato finamente tamizado de turba enriquecida y arena muy fina convenientemente humedecida y ligeramente comprimida para asegurar el buen contacto de las raicillas al germinar. La siembra debe realizarse con algún procedimiento que asegure la uniformidad. Un procedimiento práctico es disponer de arena de cuarzo muy fina y mezclarla con la semilla, distribuyendo posteriormente. 

Los tipos "Elatior" y "Lorraine" se propagan por esquejes de punta o, más generalmente, esquejes de hoja con pecíolo. Los esquejes de punta se emplean en algunas variedades y dan lugar a un tipo rápido de cultivo. Pero el sistema más extendido es el esquejado de hojas. La B. rex se multiplica por segmentos de hoja procurando que la parte a enraizar contenga un nervio consistente. Hoy en día algunas casas comerciales ofrecen semilla de B. rex que permite la producción de un surtido más o menos consistente.

Cuidados y mantenimiento

Durante los primeros días de tenerla en casa hay que conservarla en un lugar lo más fresco posible (temperatura ambiente de 12-15ºC); más tarde soportará una temperatura de 18-20ºC sin dejar caer sus hojas y flores –siempre que la residencia de la planta no sea puesta a prueba por su colocación en un lugar soleado o por un aire demasiado seco, o por ser adornada con cintas o ramas de abeto o por ser plantada junto a otras plantas-; eliminar inmediatamente las flores marchitas y no permitir que se formen semillas. Gire las macetas de vez en cuando. El compost debe estar húmedo de la primavera al otoño; deje secar la superficie entre riego y riego; riegue poco en invierno. Necesita aire húmedo, así que pulverice el aire, pero no humedezca nunca las hojas. Las hojas de las matas demasiado juntas pierden el color.

Plagas y enfermedades

-Nemátodos: aparecen bronceados, amarillamiento o enrojecimiento del follaje. El tono depende de la intensidad de luz, cultivar y edad. Las hojas colonizadas se desecan finalmente, pero permanecen unidas a la planta. Los nemátodos foliares pueden sobrevivir en el suelo solamente durante varios meses. Las plantas infectadas pero asintomáticas son la mayor fuente de contagio en los cultivos de flor. Los nemátodos foliares adultos sobreviven fácilmente a la sequía dentro de los tejidos de la planta, permaneciendo viables en las hojas muertas hasta tres años.

-Botritis: las lesiones causadas por botritis son muchas veces identificadas en el campo por la esporulación característica gris y vellosa, aunque las esporas solo se desarrollan en condiciones húmedas.

Los tejidos heridos o senescentes son especialmente susceptibles de la invasión, pero los tejidos sanos pueden también llegar a ser colonizados. Los pétalos de la flor pueden tener pequeñas manchas o se marchitan completamente.

-Oídio: el oídio requiere una planta huésped viva para completar su ciclo de vida. Normalmente no mata a su huésped, pero las colonias de oídio hacen rápidamente que la planta en maceta con flores no sea comercializable.

En ocasiones aparecen pequeñas manchas con aspecto grasiento en el envés de las hojas. Las manchas más típicas aparecen en densos parches sobre las hojas, tallos y flores. El tejido infectado puede finalmente volverse marrón y morir.

-Agalla de la corona: es una bacteria que forma agallas normalmente en la corona, pero ocasionalmente aparecen  en las raíces o en el tallo o ramas. Las agallas aparecen primero como pequeñas masas de tejido calloso, pero puede agrandarse hasta varios centímetros de diámetro.

Crisantemo

 

Origen

En China el crisantemo es empleado como ornamental desde hace más de dos mil años; su cultivo se trasladó a Japón donde se convirtió en una flor santa que recibía una veneración divina. Todavía es utilizado en ceremonias y la flor es el símbolo de una vida larga. Contrariamente a lo que piensa mucha gente, la esfera en la bandera japonesa no representa el sol naciente sino el corazón de un crisantemo despojado de sus pétalos. Fue introducido en Europa a través de Francia en el último tercio del siglo XVIII. El crisantemo que actualmente cultivan los floricultores es un híbrido complejo y la mayoría de las especies de donde se han generado los cultivares actuales son originarias de China: Chrysanthemum indicum, Chrysanthemum morifolium y Chrysanthemum x hortorum. El crisantemo en maceta es denominado Dedranthema.

Multiplicación

La propagación se realiza por esquejes terminales de 8-10 cm de longitud, pueden colocarse directamente en el medio para enraizamiento o almacenarse a 0-3ºC durante unas seis semanas, en cajas de cartón forradas con polietileno para evitar la deshidratación. Debe aplicarse un fungicida de amplio espectro para prevenir el desarrollo de enfermedades tales como la botritis, roya, etc.

También pueden emplearse estaquillas obtenidas a partir de los brotes que se desarrollan en la base de esquejes de tallo cuando alcanzan un tamaño adecuado. Los extremos basales de esquejes y estaquillas se sumergen en hormonas de enraizamiento para potenciar el desarrollo de raíces.

Cuidados y mantenimiento

La temperatura ideal está entre 10 y 15ºC. Es esencial la luz brillante, pero el crisantemo de maceta ha de estar protegido del sol del mediodía. Mantenga el compost siempre húmedo. Pulverice las hojas de vez en cuando. Después de la floración la mayor parte de los crisantemos hay que tirarlos, pero se pueden plantar en el jardín, donde, si sobreviven, vuelven a su forma normal de crecimiento.

Plagas y enfermedades

Los crisantemos son plantas que se ven afectadas por numerosas plagas y enfermedades, debiendo mantener un especial énfasis en la sanidad, ya que es importante tanto la calidad de las flores como de las hojas.

-Mosca del crisantemo: la  larva se desarrolla en el follaje del crisantemo, teniendo preferencia por el haz de las hojas. Su presencia se detecta por las minas serpenteantes en el follaje. A través de la epidermis es fácil observar las larvas y el excremento que van depositando a lo largo de la galería.

-Nemátodos: los nemátodos de hojas se diseminan por los estomas junto con las salpicaduras de agua, causando lesiones angulares de color verde oscuro a café en las hojas, que se extienden de abajo hacia arriba. Los nemátodos de la raíz succionan la savia de las raíces, produciendo tumores (agallas), debilitando así a las plantas. Pueden proceder tanto de material vegetal como de suelo contaminados.

-Pudrición de la raíz: la pudrición de la raíz o pudrición basal del tallo tiene lugar en condiciones de excesiva humedad en el suelo. La diseminación de las esporas se produce a través del suelo o del agua contaminada. El sistema radicular se debilita, de forma que las plantas infectadas se atrofian. Aparecen lesiones de marrón oscuro a negro cerca del suelo, que pueden causar aberturas en la corteza.

-Pudrición del tallo: la pudrición del tallo se desarrolla en condiciones de elevada humedad y temperatura. Las plantas se marchitan en las horas de máxima temperatura y mínima humedad relativa, el crecimiento es restringido y los tallos se pudren en la superficie del suelo. Los síntomas foliares comienzan generalmente en las hojas inferiores y avanzan hacia arriba. 

-Botritis: puede producir infecciones, favorecidas bajo condiciones de temperaturas frescas y elevada humedad relativa. En los crisantemos, los primeros síntomas en las flores son unas manchas marrón claro en la parte baja de los pétalos.

-Oídio: se manifiesta por la aparición de un polvo blancuzco en hojas y tallos, que hace que las hojas se decoloren, achaparren y deformen. 

-Mancha foliar bacteriana: se produce en condiciones de elevada humedad. Aparecen puntos circulares o elípticos que pueden aumentar en número o crecer y juntarse formando lesiones en las hojas más bajas. En casos graves las bacterias entran al pecíolo y los tallos. Los botones florales infectados mueren prematuramente. 

Geranio

 

Origen

Los Pelargonium, llamados erróneamente "geranios", han perdido la popularidad que tenían en la época Victoriana, en parte a causa de estar muy vistos y también por su presencia en macizos de flores de los parques públicos. Sin embargo, hay plantas muy atractivas y vistosas, cuyas diferentes especies e híbridos ofrecen una gran variedad de tamaños, formas y colores. Muchas florecen durante varios meses y algunas tienen hojas de agradable aroma.
Mientras que los Geranium viven en zonas templadas, el género Pelargonium, con sus aproximadamente 240 especies, procede casi exclusivamente de la región sudafricana del Cabo. Desde allí llegó hasta Europa el primer geranio en el año 1710. El Pelargonium debe su nombre a la forma de sus frutos, llamado pico de cigüeña (pelargos = cigüeña).

Multiplicación

Se realiza a partir de esquejes con 3 o 4 hojas cada uno; limpiar las hojas próximas a la base, al igual que las estípulas (para evitar los riesgos de podredumbre). El corte se efectúa debajo y cerca de un nudo para favorecer la rápida emisión de raíces. Las épocas para realizarlo, tradicionalmente, han sido: del 15 de agosto al 15 de octubre y desde febrero a finales de marzo, pero en los establecimientos especializados producen prácticamente todo el año.

Cuidados y mantenimiento

Puede florecer casi todo el año, si está junto a una ventana soleada a 12ºC o más, pues necesita sol directo. Riegue a fondo y después deje secar moderadamente el compost. Evite el exceso de riego, ya que el exceso de agua es el mayor enemigo de los geranios. Reduzca el riego en invierno; el compost debe estar apenas húmedo si la planta está en flor. No pulverice las hojas. El geranio requiere un abono mineral completo suministrado antes de la plantación y durante el periodo vegetativo debe abonarse de nuevo la planta para fomentar su desarrollo y regarse después de aplicar el abono. Durante el reposo invernal solo se riegan una vez por semana. Pince las plantas nuevas para obtener una vegetación tupida. No cambie las macetas hasta que sea necesario, en cuyo caso tendrá lugar en primavera. Proporcióneles aire puro en abundancia y poca humedad. Deben eliminarse las ramas rotas y las hojas secas, que perjudican el desarrollo de la planta y las flores se eliminarán a medida que se marchiten.

Plagas y enfermedades

-Taladro de los geranios: se trata de una mariposa desconocida hasta hace poco en Europa y que constituye una grave amenaza para los geranios.  El adulto es una mariposa de vuelo diurno, con alas de color marrón en la parte superior y blancas en los márgenes, llevando las alas traseras una cola muy característica. Los huevos son blancos, circulares y aplanados. Las orugas tienen cuatro estadíos larvarios; siendo en el primer estadío blanquecinas con una tonalidad verdosa y tres franjas rosadas, presentan pelos de color blanco a lo largo de todo el cuerpo a excepción de la zona ventral. A medida que van mudando el color se hace más verdoso y las franjas rosadas más aparentes. Las crisálidas son también peludas de color verde, que se tornan de color marrón uno o dos días antes de la eclosión del adulto. El geranio apenas florece y presenta un mal aspecto, con hojas y brotes muertos debido a la ausencia de savia. Si el ataque es muy fuerte y no quedan capullos florales para consumir y los tallos han sido ocupados por otras orugas, entonces las hojas son también consumidas por orugas de últimos estadíos. Finalizado el desarrollo de la oruga, esta sale al exterior para convertirse en crisálida. Su transformación en mariposa tendrá lugar en varios tiempos en función de la temperatura. Las duraciones medias del ciclo completo son 62 días a 20ºC y 33 días a 30ºC, normalmente se traduce en 5 o 6 generaciones anuales.

-Mosca blanca: las larvas y los adultos producen daños al picar las hojas. Éstas pierden color, se abarquillan y se llenan de melaza, pudiendo incluso caerse. Las elevadas temperaturas y la humedad ambiental favorecen la aparición de esta plaga, Tienen como mínimo cuatro generaciones al año. Los adultos hacen la puesta de huevos en el envés de las hojas; de ellos salen las larvas que se quedan a vivir allí.

-Araña roja: se alimentan de la savia que succionan de las hojas mediante su aparato bucal chupador. El principal síntoma de esta plaga es la aparición de pequeños puntos pardos o amarillos. Posteriormente las hojas se abarquillan, se desecan y finalmente caen. Si el ataque es muy fuerte la planta entera se amarillea, luego se torna de color cobrizo  y acaba muriendo.

-Mancha foliar del geranio: esta enfermedad aparece más frecuentemente en condiciones estresantes para el huésped. Los síntomas se manifiestan por pequeñas manchas acuosas y con forma de ampollas en el envés de las hojas más viejas. Cuando las manchas maduran, los centros aparecen hundidos, de color marrón y de 2-3 mm de diámetro y pueden mostrar halos difusos amarillos. Finalmente las manchas aparecen en el haz de las hojas.

-Botritis: Los síntomas son manchas más o menos localizadas con fructificaciones típicas del hongo. Se desarrolla rápidamente en condiciones de elevada humedad en invernadero, especialmente sobre las flores. 

-Roya del geranio: los síntomas comienzan con manchas blancas o amarillentas en ambas superficies de la hoja. En el envés de la hoja, las manchas se forman directamente debajo de las formadas en el haz y poco a poco se agrandan hasta formar pústulas cloróticas tipo ampolla. Entre 10 y 14 días después de la infección, estas pústulas se abren dejando al descubierto urediosporas de color marrón. Las hojas gravemente infectadas se vuelven cloróticas y se caen, haciendo que el cultivo no sea comercializable.

-Verticilosis: los síntomas incluyen manifestaciones de estrés hídrico: raquitismo, agostamiento de las hojas, follaje clorótico y marchitamiento. Los síntomas foliares comienzan generalmente en las hojas inferiores y avanzan hacia arriba. Una característica de esta enfermedad es que los síntomas pueden desarrollarse en un lado de la planta.

-Pie negro: las podredumbres de la raíz y del tallo tienen típicamente como resultado el amarillamiento, raquitismo o marchitamiento de las partes aéreas de la planta. Con frecuencia se pudren grandes partes del sistema radicular. El hongo puede avanzar varios centímetros desde el sistema radical hasta el tallo, produciendo una podredumbre o chancro del tallo o de la corona. En ocasiones, las bases de los esquejes no enraizados se pueden infectar.

-Bacteriosis: los síntomas comienzan con manchas aceitosas y cuando el calor y humedad son favorables, destruye las plantas enteras. Otras veces aparecen manchas amarillas sobre las hojas y tallos que después se secan (las hojas no caen).  Existen otras bacterias que atacan al cuello y raíces pero son de menor incidencia.  

Hortensia

 

Origen:

Existen dos tipos de plantas, según el número de botones florales: las unifloras, con un sólo botón y las plurifloras, con varios botones. Estas últimas a su vez pueden ser de uno o dos años, dependiendo del tiempo requerido para la floración, la cual se produce en los meses de verano. Se han obtenido variedades en tonos blanco, crema, rosa, rojo y azul. La hortensia trepadora (Hydrangea anomala) crece en los bosques de Japón, Corea y Taiwán. Es muy rústica, con vegetación densa, por lo que debe ir atándose a alguna estructura (normalmente para cubrir una pared) o bien dejarla que caiga por un muro. Es recomendada en zonas de sombra. La hortensia de hojas de roble (H. quercifolia) presenta un porte redondeado (irregular). Es oriunda de la parte norte del continente americano. Las cabezuelas, que florecen en junio empiezan con un color blanco que va tomando tonos rosas o amoratados y después marrones, según va pasando el verano. El follaje también experimenta cambios de color según avanza el otoño. Aguanta perfectamente los lugares sombríos y prefiere los suelos más bien ácidos. H. paniculata es una hortensia de gran tamaño (puede llegar a medir seis metros de altura) que proviene del este asiático. Su mayor peculiaridad es que tiene cabezuelas piramidales con panículas formadas por flores con y sin bráctea. Flores blancas con tonos rosáceos. Florece entre los meses de julio y octubre. 

Multiplicación:

La multiplicación se realiza a partir de esquejes de 8-10 cm de longitud, aunque si no se dispone de suficiente material vegetal pueden emplearse esquejes de menor tamaño, cogiendo 1 cm a cada lado de la hoja y dividiendo el tallo en dos partes de forma longitudinal. Dichos esquejes se colocarán sobre sustrato de turba, turba y arena o arena sola, aunque a  veces también se emplea la tierra de brezo. El trasplante podrá llevarse a cabo a los 30-40 días. Puede aplicarse hormonas para favorecer el enraizamiento, y una vez que éste se produzca, se trasplanta a maceta de 10 cm. Para plantas plurifloras de dos años el esquejado se realiza de abril a junio, para las de un año, de enero a marzo y para las unifloras algo más tarde que en el caso anterior.

Cuidados y mantenimiento

La hortensia no puede vivir a pleno sol todo el año; deberá disponer de una sombra sobre todo en las horas centrales del día, y a ser posible que sea parcial. Necesita grandes aportaciones de agua y humedad constante en el terreno, pero éste debe tener un buen drenaje para evitar encharcamiento y así enfermedades. Las dos necesidades vitales en la época de floración son condiciones frías (temperaturas superiores a 21ºC harán que el periodo de floración se termine rápidamente) y que el compost no se deje secar nunca. Después de la floración corte los tallos a la mitad de su longitud. Pulverice las hojas de vez en cuando.

Plagas y enfermedades:

Las principales plagas que afectan a la hortensia son la araña roja y la cochinilla algodonosa.

-Botritis: produce la pudrición de hojas, capullos y brotes.

-Oídio: en el envés de la hoja se forman manchas color gris blanquecino y el haz se vuelve color verde oscuro.

-Nemátodos: ocasiona el ensanchamiento de los tallos, que se acortan o retuercen. Las hojas se quedan pequeñas y retorcidas. 

Rosa

 

Origen

La rosa era considerada como símbolo de belleza por babilonios, sirios, egipcios, romanos y griegos.

Aproximadamente 200 especies botánicas de rosas son nativas del hemisferio norte, aunque no se conoce la cantidad real debido a la existencia de poblaciones híbridas en estado silvestre. Las primeras rosas cultivadas eran de floración estival, hasta que posteriores trabajos de selección y mejora realizados en oriente sobre algunas especies, fundamentalmente Rosa gigantea y R. chinensis dieron como resultado la "rosa de té" de carácter refloreciente. Esta rosa fue introducida en occidente en el año 1793 sirviendo de base a numerosos híbridos creados desde esta fecha.

Multiplicación

Se realiza mediante estacas con 1, 2 ó 3 yemas, dependiendo de la disponibilidad de material vegetal, aunque son preferibles las de 3 yemas, ya que presentan mayor longitud y más tejido nodal en la base, disminuyendo así las pérdidas debidas a enfermedades. La base de las estacas se sumerge en un compuesto a base de hormonas enraizantes antes de proceder a la colocación en un sustrato de vermiculita o con propiedades similares, con una separación de 2,5-4 cm entre plantas y 7,5 cm entre hileras. Debe mantenerse una humedad adecuada y una temperatura en el medio de 18-21ºC. En estas condiciones el enraizamiento tiene lugar a las 5-6 semanas, dependiendo de la época del año y de la naturaleza del vástago. Posteriormente se procede al trasplante a macetas de 7,5 cm.

Cuidados y mantenimiento

Para la mayoría de los cultivares de rosa, las temperaturas óptimas de crecimiento son de 17ºC a 25ºC. Para el cultivo de rosas el suelo debe estar bien drenado y aireado para evitar encharcamientos. Las rosas toleran un suelo ácido, aunque el pH debe mantenerse en torno a 6. No toleran elevados niveles de calcio, desarrollándose rápidamente las clorosis debido al exceso de este elemento. Tampoco soportan elevados niveles de sales solubles, recomendando no superar el 0,15%. El pH puede regularse con la adición de ácido y teniendo en cuenta la naturaleza de los fertilizantes.

En el interior necesita luz abundante, ambiente fresco y aireado, mucha humedad y gran cantidad de agua. Elimine las flores marchitas. Deje secar ligeramente entre riegos. Debe tener una temperatura entre 10 y 21ºC durante el periodo vegetativo. Requiere iluminación máxima; es ideal una ventana soleada. Riegue abundantemente y deje secar ligeramente entre riegos. Instale la maceta en una bandeja de guijarros si la habitación es cálida. Pulverice las hojas con frecuencia.

Plagas y enfermedades

-Araña roja: es la plaga más grave en el cultivo de rosal ya que la infección se produce muy rápidamente y puede producir daños considerables antes de que se reconozca. Se desarrolla principalmente cuando las temperaturas son elevadas y la humedad ambiente es baja. Inicialmente las plantas afectadas presentan un punteado o manchas finas blanco-amarillentas en las hojas, posteriormente aparecen telarañas en el envés y finalmente se produce la caída de las hojas. 

-Pulgón verde: se trata de un pulgón de 3 mm de longitud de color verdoso que ataca a los vástagos jóvenes o a las yemas florales, que posteriormente muestran manchas descoloridas hundidas en los pétalos posteriores. Un ambiente seco y no excesivamente caluroso favorece el desarrollo de esta plaga.

-Trips: se introducen en los botones florales cerrados y se desarrollan entre los pétalos y en los ápices de los vástagos. Esto da lugar a deformaciones en las flores que además muestran listas generalmente de color blanco debido a daños en el tejido por la alimentación de los trips.  Las hojas se van curvando alrededor de las orugas conforme se van alimentando. 

-Mildiu: provoca la enfermedad más peligrosa del rosal ya que ocasiona una rápida defoliación, sino se actúa a tiempo puede resultar muy difícil recuperar la planta. Se desarrolla favorablemente bajo condiciones de elevada humedad y temperatura, dando lugar a la aparición de manchas irregulares de color marrón o púrpura sobre el haz de las hojas, pecíolos y tallos, en las zonas de crecimiento activo. En el envés de las hojas pueden verse los cuerpos fructíferos del hongo, apareciendo pequeñas áreas grisáceas. 

-Oídio: los síntomas, manchas blancas y pulverulentas, se manifiestan sobre tejidos tiernos como: brotes, hojas, botón floral y base de las espinas. Las hojas también se deforman apareciendo retorcidas o curvadas.

-Roya: se caracteriza por la aparición de pústulas de color naranja en el envés de las hojas. Suele aparecer en zonas donde se localiza la humedad. Una fertilización nitrogenada excesiva favorece la aparición de la roya. Por el contrario, la sequía estival y la fertilización potásica frena su desarrollo.

-Botritis: su desarrollo se ve favorecido por las bajas temperaturas y elevada humedad relativa, dando lugar a la aparición de un crecimiento fúngico gris sobre cualquier zona de crecimiento, flores, etc. Asimismo hay que cuidar las posibles heridas originadas en las operaciones de poda, ya que son fácilmente conquistadas por el patógeno. 

-Mosaicos foliares: esta denominación agrupa a diversas manifestaciones virales que afectan al follaje del rosal. El síntoma más común consiste en líneas cloróticas discontinuas en zig-zag generalmente dispuestas asimétricamente con relación al nervio medio. Las alteraciones cromáticas  puede venir acompañada de crispamientos y deformaciones del limbo. En una misma plantación, el grado de exteriorización y la severidad de los síntomas varía de un año a otro y no apareciendo nunca sobre el total del follaje, limitándose a algunas ramas, o pisos de hojas situados sobre la misma rama, quedando las demás partes del vegetal aparentemente sanas. Aunque la incidencia viral sobre el crecimiento de los individuos enfermos no sea siempre evidente se pueden producir retrasos en la floración y reducción de la longevidad de las plantas.

Gladiolo

 

Origen

El gladiolo es originario de la cuenca mediterránea y de África austral. Ya se cultivaba en la época de los griegos y de los romanos. Comprende 180 especies nativas de África, Madagascar, Europa, Arabia y oeste de Asia, donde el gladiolo crece espontáneamente; aunque la mayor parte son de origen africano.

Gladiolus es el diminutivo de gladius, que significaba "espada", por un lado se refiere a la forma de la hoja que es lanceolada terminando en punta y también al hecho de que la flor en la época de los romanos era entregada a los gladiadores que triunfaban en la batalla; por eso, la flor es el símbolo de la victoria.

Los cultivares hortícolas del gladiolo se han obtenido desde comienzos del siglo XIX por cruzamientos entre diversas especies botánicas. Presentan gran diversidad de tamaños, colores y forma de las flores así como de épocas de floración.

Multiplicación

-Semillas: se emplea en la obtención de nuevos cultivares. Se obtienen pequeños bulbos de 2-3 cm de contorno.

-Separación de los cormos: se forman durante la vegetación normal de un cormo, obteniéndose varias decenas por cormo.

Cuidados y mantenimiento

Es poco exigente en suelos, pero prefiere los arenosos con aportaciones de materia orgánica. Si tienen contenido en arcilla no pasará nada siempre que tengan un buen drenaje para evitar encharcamientos y enfermedades. 

La cal y la materia orgánica le van muy bien, siempre que esta última esté en estado humificado. El pH óptimo está entre 6 y 7. Durante la floración deben regarse moderadamente y cuando las hojas empiecen a marchitarse se interrumpirá el riego.

Plagas y enfermedades

-Trips: Se trata de un insecto chupador que pica las hojas y las flores donde provoca la decoloración.

-Fusariosis: es una enfermedad muy frecuente y grave en el cultivo del gladiolo. Los síntomas se manifiestan en todos los órganos de la planta: sobre las hojas produce un amarillamiento, se reduce el número de flores. Sobre los cormos da lugar a una podredumbre seca de la base o del corazón e incluso la momificación al final del almacenamiento. Es normal que en el arranque no se encuentre el cormo, que se habrá podrido dejando muy poco o ningún rastro.

-Botritis: Se trata de una enfermedad que afecta sobre todo al final de la vegetación; es una enfermedad muy frecuente y grave.

-Roya: se trata de una enfermedad bastante frecuente en primavera y en otoño.

-Virosis: alrededor de quince virus son capaces de infectar al gladiolo, aunque su importancia económica es muy variable. De hecho, solamente dos, por otra parte muy ubicuos, se extiende en el cultivo del gladiolo, ambos son responsables de las decoloraciones foliares y florales: el virus del mosaico amarillo de la judía (BYMV) y el virus del mosaico del pepino (CMV).

Clavel

 

Origen

El clavel es originario de la cuenca mediterránea. Anteriormente sólo existía el clavel silvestre, que tras multitud de hibridaciones y procesos de selección se ha convertido en la variedad actual. 

Los primeros claveles adaptados a la producción de flor cortada fueron seleccionados en Lyon alrededor del año 1845. A partir de 1942, William Sim, obtuvo por hibridaciones y selecciones una serie de claveles que llevan su nombre "Clavel Sim o Clavel Americano", que han dado origen al espectacular desarrollo de la producción en invernadero y bajo túneles.

Multiplicación

Se efectúa por esquejes de brotes con hojas. Actualmente el esquejado se realiza en establecimientos especializados que realizan a la vez la selección. Se toman esquejes procedentes de plantas madre de 10 cm de longitud y sobre un sustrato compuesto por: 25% de turba y 75% de perlita; con una temperatura alrededor de 20ºC. En estas condiciones el enraizado tiene lugar a las tres semanas.

Cuidados y mantenimiento

Los claveles son fáciles de cultivar, tanto en jardines como en macetas. Prefiere suelos arenosos y en ningún caso con alto contenido en arcillas; tiene que ser poroso y tener una elevada capacidad de drenaje para evitar encharcamientos y así enfermedades criptogámicas o asfixias radiculares. Son preferibles los pH comprendidos entre 6,5 y 7,5. La luz determina la rigidez del tallo y el tamaño y número de flores. 

Plagas y enfermedades

-Tortrix europeo: Son mariposas cuyas larvas comen las hojas y perforan los botones florales, devorándolos. Tienen entre tres y cuatro generaciones anuales.

-Pulgones: es una plaga muy frecuente en el cultivo del clavel. Los pulgones pican las hojas y flores para succionar los azúcares que se transportan por el floema.

En el invernadero, se reproducen por partenogénesis sin necesidad de machos. Todos los individuos son hembras y cada hembra origina varias más. Esta facultad de reproducirse una hembra sin necesidad del macho es la que origina la violencia de la plaga, ya que un individuo puede madurar y reproducirse a la semana de su nacimiento. Solo cuando llegan los días cortos del invierno los pulgones producen huevos. La plaga se reaviva en la primavera y baja con los fuertes calores del verano.

-Trips: son pequeños insectos chupadores que tienen varias generaciones anuales. Debido a su pequeño tamaño, un adulto puede penetrar fácilmente cuando se haya formado el botón floral al interior de este y realizar allí su puesta. Los nuevos individuos se alimentan de los pétalos que se están desarrollando y cuando la flor madura aparecen decoloraciones sobre los bordes de los pétalos. En algunas ocasiones atacan a los nuevos brotes, retrasando el desarrollo. Suelen atacar desde la primavera y son activos también durante el verano, hasta el otoño.

-Fusariosis: esta enfermedad progresa de abajo hacia arriba, pues si examinamos las plantas menos afectadas se observa que las hojas inferiores están secas y las superiores no y que cuanto más afectada está la planta menos hojas superiores quedan sanas. Solo en los estados finales, el tallo muestra agrietamiento por la parte exterior y toma el aspecto de leña seca.

Al principio las raíces permanecen intactas, pero más tarde se pudren y al arrancar una planta  se rompe por el cuello quedando parte de las raíces en la tierra.

-Mancha foliar: los síntomas se manifiestan en el follaje al formarse lesiones circulares a irregulares con centros marrones y bordes de color pardo rojizo, con o sin halos cloróticos. Es corriente una necrosis de color pardo rojizo en el borde de las hojas. Las lesiones pueden ser delineadas en los nervios. Pueden aparecer arrugas en las hojas y defoliación.

En condiciones de elevada y prolongada humedad de las hojas, las lesiones foliares pueden ser de color negro.

Tulipán

 

 

Origen

El origen del tulipán se localiza principalmente en el área mediterránea y el nordeste asiático, aunque la mayoría de las variedades cultivadas actualmente proceden de  las regiones montañosas de Asia Menor, Persia, el Cáucaso y Turdestán. Las primeras semillas de tulipán llegaron a Europa a finales del siglo XVI procedentes de Turquía.

El nombre "tulipán" proviene de la palabra "dulban", que significa en turco turbante, haciendo referencia a la similitud entre sus formas. El botánico Carolus Clusius inició el cultivo del tulipán en el jardín botánico de Leiden (Holanda), a partir de semillas y de bulbos enviados desde Turquía.  

Multiplicación

El tulipán se renueva anualmente por bulbillos (pequeños bulbos que se desarrollan en la base del "viejo" bulbo), uno de los bulbillos toma mayor importancia, y el viejo bulbo se seca, siendo reemplazado por el nuevo. Se habla de bulbo de renovación anual. La multiplicación se efectúa por separación de los bulbillos en el momento de la recolección (de 2 a 5 o más por bulbo). La multiplicación por semillas solo se realiza para obtener nuevos cultivares, que florecerán en 5 o 6 años.

Cuidados y mantenimiento

Es una especie que resiste las bajas temperaturas, siendo sensible a condiciones de calor. Periodos con altas temperaturas producen una floración rápida con una altura deficiente. En climas templados los bulbos se plantan de octubre a enero; en climas fríos en noviembre; deben enterrarse unos 10 cm de profundidad, apretando bien la tierra para que no se formen bolsas de aire alrededor. Se riegan frecuentemente hasta la floración; a partir de ese momento el riego debe ser moderado.

Ambientes con baja humedad provocan quemaduras en las hojas y pérdidas excesivas de agua en la planta que traen por resultados tallos marchitos y poco rígidos que disminuyen la calidad de la flor.

Se recomienda la colocación de una cubierta vegetal (paja, acículas de pino...) para mantener la humedad y disminuir las oscilaciones térmicas del suelo. También se puede adicionar una capa superficial de arena.

Plagas y enfermedades

-Pulgones: aparecen en las plantas durante su vegetación y en los bulbos durante su conservación. Los pulgones dañan el brote de la planta, deformándolo. Los ataques de pulgones son más frecuentes durante la primavera tanto en cultivo al aire libre como en invernadero. El daño más importante de los pulgones es indirecto, pues son transmisores de virus.

-Fuego del tulipán: se trata de una enfermedad muy frecuente y la de mayor gravedad, pues ataca a todos los órganos de la planta. Este hongo se puede diseminar a través de bulbos infectados, acolchados, viento y lluvia. Su desarrollo se ve favorecido por humedades relativas altas. Los síntomas se manifiestan como hojas curvas y deformadas, detención de la emergencia de brotes y manchas circulares grisáceas en hojas y flores que avanzan rápidamente bajo condiciones de elevada humedad relativa y temperatura.

-Fusariosis: se trata de una enfermedad bastante frecuente y grave. La infección se produce con más frecuencia a finales del periodo vegetativo, a consecuencia de los ataques de los hongos que proceden de los restos del viejo bulbo.

Los síntomas se manifiestan en los bulbos como una podredumbre seca en la base o del corazón, o momificación al final del almacenamiento.

-Mal del esclerocio: este hongo se propaga a través del material vegetal y de la tierra de cultivo. En el tulipán puede penetrar por el ápice del bulbo o por el brote recién emergido.

Si no se produce la brotación, el desarrollo del micelio del hongo tiene lugar en el cuello del bulbo, siendo este de color blanco. El interior del bulbo se vuelve gris-rojizo y se pudre en seco, pero mantiene las raíces sanas.

Lilium

 

 

Origen

Se trata de una planta herbácea perenne con bulbos escamosos, llamada comúnmente azucena híbrida.

El género Lilium comprende unas 100 especies distribuidas por las regiones templadas del hemisferio boreal; una docena de ellas son indígenas de Europa y dos en América del Norte, mientras que 50-60 especies se encuentran en Asia.

Multiplicación

Existen muchos procedimientos de reproducción de Lilium, aunque las variedades se propagan fundamentalmente a partir de bulbillos obtenidos de esquejado de escamas, o de bulbillos de las axilas de las hojas. El cultivo de bulbillos hasta alcanzar tamaño comercial tarda unos dos años y normalmente corre a cargo de empresas especializadas. La reproducción por semilla se emplea con fines de mejora

Cuidados y mantenimiento

Un exceso de luz hace palidecer los colores y da lugar a tallos demasiados cortos. Necesita iluminación brillante sin luz solar directa. Se aconsejan temperaturas nocturnas entre los 12-15ºC y las diurnas a 25º C. Las altas temperaturas junto a una baja intensidad luminosa produce efectos negativos sobre las plantas. La mayor parte de los Lilium prefieren suelos con pH próximo a la neutralidad o ligeramente ácido. En general el riego deberá ser muy frecuente y en pequeñas dosis. Mantenga el compost siempre húmedo durante el periodo vegetativo. Pulverice las hojas de vez en cuando. Después de la floración reduzca los riegos cuando las hojas se vuelvan amarillas y los tallos se sequen. Mantenga el compost siempre húmedo y cambie el bulbo de maceta en otoño.

Plagas y enfermedades

-Crioceros: los adultos y larvas de los coleópteros, provocan daños en hojas y botones florales que son mordidos al alimentarse. 

-Pulgones: esta plaga causa daños directos y son agentes vectores de algunas virosis. Los ataques se localizan en la parte apical de la planta, en la brotación más tierna. Los daños producidos al alimentarse los adultos succionando jugos nutritivos de la planta se localizan tanto en las hojas inferiores como en botones florales. Ataques importantes pueden provocar deformaciones foliares y en los botones florales.

-Ácaro de bulbo: desarrolla su actividad parasitaria en el interior del bulbo e incluso puede afectar a las raíces. Provoca una serie de heridas por las que pueden penetrar posteriores enfermedades criptogámicas que aceleran la pudrición del bulbo y pérdida de la planta.

-Trips: destacan dos especies que afectan a las plantas de Lilium. El primero de ellos es Liothrips vaneeckei que se desarrolla en las escamas de los bulbos, plantados o almacenados. Provoca el arrugamiento de la epidermis de las escamas, que toman un color pardo. 

Frankliniella occidentalis actúa como agente transmisor de virosis. También provocan daños directos como son picaduras y manchado de los botones florales, acortamiento de entrenudos, malformaciones florales, etc. 

-Rhizoctonia: produce podredumbre blanda de color marrón en el bulbo. Las raíces se desarrollan poco, secándose las hojas inferiores si el ataque es débil y, si es intenso, se secan todas las hojas e incluso los botones florales.

-Phythopthora: produce una mancha de color malva oscuro en la base del tallo, que se va extendiendo hacia arriba, amarilleando las hojas inferiores. También produce manchas marrones en el tallo, que se quiebra con facilidad.

-Pythium: produce la putrefacción de las raíces con manchas marrones claras. Cuando el ataque es leve tiene lugar un retraso en el crecimiento, pero cuando es grave se ve afectada toda la planta, incluso los botones florales que se secan y caen.

-Botritis: ataca a toda la planta (hojas, tallos y flores), produciendo manchas pardas de forma más o menos redondeada.

-Virus de las manchas necróticas de la azucena (LSV): es una de las enfermedades más graves del Lilium. Los síntomas foliares se manifiestan por manchas cloróticas, alargadas paralelamente a las nerviaciones y que llegan a ser progresivamente necróticas. Las hojas se enrollan  formando una especie de roseta y las flores deformadas, de pequeño tamaño, se abren difícilmente.

Dalia

 

 

Origen

Las dalias son originarias de los altos valles de naturaleza arcillo-silícea de México. El nombre de "dahlia" que le fue dado recuerda al botánico Andreas Dahl, alumno de Linneo. Esta planta fue introducida en Europa por los españoles con la esperanza de utilizar sus raíces carnosas con fines alimentarios, como lo hacían los aztecas, la planta apenas se aproximó a aquella ilusiones culinarias. En Bélgica se obtuvieron las primeras plantas de carácter ornamental con flores grandes y dobles, estas plantas rápidamente se propagaron por todo el continente, siendo las preferidas de la corte de la reina Victoria.

Por el contrario, dos siglos de cultivo, selección e hibridaciones la han convertido en una de las especies ornamentales que ofrecen mayor diversidad de tamaños, formas y colorido de las flores.

Multiplicación

-Esquejes: se trata de separar, de los tubérculos principales, los brotes de la vegetación originaria. Tiene lugar de febrero a abril. Primero se realiza la puesta en cultivo de los tubérculos en invernaderos en enero-febrero sobre camas calientes a 15-20ºC, en un sustrato de turba y arena a partes iguales. Se sacan los esquejes de 5 a 10 cm del tubérculo madre con una navaja desinfectada. Los esquejes son colocados en invernaderos, en bandejas o en macetas del 7 a una temperatura de 18ºC en una mezcla terrosa bastante rica (turba enriquecida). Se regarán periódicamente en forma de lluvia, para que la tierra se mantenga húmeda. El enraizamiento tiene lugar en dos o tres semanas (de 20-60 esquejes por tubérculo en 2 ó 3 meses). Las plantas obtenidas son por lo menos pinzadas una sola vez.

-División de tubérculos: la multiplicación por división de los tubérculos, es la más simple y fácil de practicar y tiene la ventaja de que la planta se revigoriza. La dalia está provista de un cierto número de tubérculos subterráneos, cada uno de los cuales tiene su correspondiente yema en la parte carnosa. Cuando se procede a la división del tubérculo hay que asegurarse de que cada porción tenga la correspondiente yema, ya que de no ser así le sería imposible la reproducción. La división de los rizomas debe hacerse en el mismo momento de efectuar la plantación. La puesta en cultivo se realiza a finales de marzo en invernadero en un sustrato ligero y húmedo. Se aclararán los troncos conservando al menos un esqueje del cuello por elemento de tubérculo.

Cuidados y mantenimiento

Es una planta rústica en cuanto a suelos, aunque prefiere los suelos francos, con un perfecto drenaje y con un pH comprendido entre 6 y 8; y que posea además un elevado contenido en materia orgánica y nutrientes.

Prefiere temperaturas que oscilen entre 18 y 23ºC. Las dalias son plantas que se cultivan en zonas soleadas, aunque también las podemos encontrar en semisombra. El sustrato a utilizar puede ser una mezcla 1:1:1 de tierra esterilizada, turba y perlita. Es conveniente que la turba esté enriquecida en potasio, ya que la dalia tiene un elevado consumo de este elemento, debido a su gran capacidad de floración. Se regará periódicamente para que la tierra se mantenga húmeda.

Plagas y enfermedades

-Pulgones: las ninfas y los adultos chupan la savia, causando un daño que puede ir desde el amarillamiento de las hojas y debilitamiento, hasta la muerte de las plantas.

Más importante que el daño directo por succionamiento de la savia se presenta el daño indirecto, invisible en el momento de la infección, por transmisión de virus.

-Carbón blanco: esta enfermedad provoca manchas circulares sobre las hojas (hasta 1 cm de diámetro), redondas, elípticas o angulares en los híbridos de dalia. Las manchas cambian de color desde el pálido hasta el pardo cuando maduran.

-Marchitez: la planta afectada por esta enfermedad no se desarrolla, pierde calidad y muere.

Los síntomas comienzan por un cambio de coloración de las hojas más viejas. Los tejidos internos se tornan de color café rojizo, daño que se extiende hacia la parte superior de la planta.

Esta enfermedad se disemina rápidamente en el invernadero por los movimientos de suelo, plantas, esquejes, tubérculos, agua de riego y rastrojos de plantas enfermas.

-Virus del mosaico de la dalia (DMV): los síntomas que produce este virus varía en función de los cultivares y el periodo considerado. Se pueden observar modificaciones en la pigmentación a nivel de las nerviaciones, aclaramientos de color amarillo brillante y marcas de color verde oscuro en las nerviaciones. Las hojas se desarrollan de forma irregular y asimétrica y se retuercen. También puede reducirse el crecimiento de los entrenudos, dando a la planta un aspecto enano.

Este virus es transmitido por pulgones.

PLANTAS

 

Drácenas

 

 

Origen

El género Dracaena pertenece al la familia de las liliáceas y su nombre deriva de la palabra griega drakania, que significa dragona. Engloba unas 40 especies tropicales, originarias de África, América Central y Asia. En general presentan aspecto de palmera, aunque no están emparentadas con estas últimas. Sí están emparentadas con los cordilines y es frecuente el intercambio de nombres. Sin embargo, existen claras diferencias entre ambos géneros: los cordilines presentan rizomas trepadores y sus raíces son blancas y nudosas, mientras que las drácenas no presentan este tipo de rizomas y las ligeras raíces superficiales son intensamente amarillas o naranjas. Son plantas de interior muy populares, aunque algunas se desarrollan bien al aire libre en climas templados, como es el caso de Dracaena drago.  

Las especies más importantes son:

  • Dracaena fragans (tronco de Brasil). Color de baya rojo-anaranjado y a los que pertenecen cultivares como "Massangeana", con banda central de color crema o "Victoriae" con interior plateado y bordes de tonos amarillos.
  • Dracaena marginata (drácena tricolor). Recibe su nombre por la vistosidad de sus hojas de colores verdes, rojas, rosas y amarillos disponiéndose en estrías. Las bayas son amarillentas.
  • Dracaena senderiana. Es la variedad típica de interior con hojas de color verde brillante y variegadas con tiras de color plateado.
  • Dracaena surculosa (drácena punteada). Hojas de color verde apagado con puntos irregulares blanco amarillentos. Bayas anaranjadas.
  • Dracaena reflexa. Hojas verdiblancas. Baya rojo anaranjada.

Multiplicación

Sólo en D. draco se emplea la reproducción por semillas. En el resto de las especies se multiplican por esquejes terminales de tallo, o por esquejes de tallo de 5-8 cm de longitud cuando escasea el material vegetal. Un sustrato adecuado estaría compuesto por turba y poliuretano a partes iguales o bien en turba sola, y debe neutralizarse a pH 6,5-7. 

Cuidados y mantenimiento

El desarrollo de las drácenas normalmente es bastante lento, alcanzando una altura muy variable en función de la especie y variedad (desde los 40-60 cm hasta los 120 cm). Normalmente viven un mínimo de 5-6 años y es frecuente que la parte inferior del tallo quede desnuda en plantas maduras por falta de humedad. La temperatura en invierno no debe ser inferior a 13ºC. Prefiere una ligera sombra, el sitio ideal es cerca de una ventana orientada al este o al oeste. La iluminación debe de ser abundante, pero tamizada; es decir, que no coincida de manera directa pues sus hojas son muy propensas a quemarse. Cuanto más verde sea el tono de las hojas, mejor aguantará situaciones de baja iluminación y si ésta no es suficiente avisará apagando el color de sus hojas.

Puede utilizarse una mezcla de turba, tierra vegetal y arena en la proporción 2:1:1. Durante el período de crecimiento se regará cada 15 días. No tolera los encharcamientos ni los excesos de sequedad. Debe evitarse mojar el follaje para eludir los ataques de hongos foliares. En invierno se aplicarán abonos foliares con algún quelato de calcio cuando el crecimiento se ralentiza por falta de luz o bajas temperaturas.

Para aumentar la vistosidad se puede limpiar la superficie de las hojas con un paño húmedo.

El amarillamiento de las hojas inferiores cuando se produce lentamente, se debe al proceso natural de envejecimiento, ya que las drácenas son falsas palmeras que se caracterizan por presentar una corona de hojas en la parte superior, con un tallo desnudo. Este hábito de crecimiento se debe a la limitada vida del follaje expandido, con el consiguiente amarillamiento de cada hoja y su muerte a los 2 años. Si las hojas se caen rápidamente suele deberse a un exceso de sequedad y calor. Si aparecen hojas descoloridas se debe a la escasez de iluminación. Es conveniente trasladar la maceta a un lugar más iluminado. En el caso de aparecer márgenes y ápices foliares necróticos la razón más probable es sequedad del aire, ya que la mayoría de las drácenas requieren una humedad ambiental elevada. Es conveniente nebulizar regularmente. Las corrientes de aire frío puede originar un efecto similar, así como un déficit hídrico. Si la causa fuese la sequía a nivel de raíz, aparecerían manchas marrones en las hojas.

Plagas y enfermedades

-Cochinillas: aparecen hojas con falta de color y con insectos escamosos de color marrón.

-Araña roja: aparecen hojas amarillas con telarañas en el envés.

-Manchas foliares: causadas por los hongos Cercospora, Fusarium y Phytophthora, sobre todo en las partes con bajo contenido en clorofila y por alguna bacteria (Erwinia).

Diefenbaquia

 

Origen

Es originaria del sur y centro de América y debe su nombre al cuidador de los jardines imperiales austriacos Dieffenbach. Pertenece a la familia Aráceas, dentro de la cual existen varias especies, entre las que destacan:

  • Dieffenbachia amoena. Con las hojas anchas, de color verde intenso y llamativas manchas variegadas a lo largo de los nervios laterales.
  • Dieffenbachia exotica. Hojas con el borde verde y la zona central de color crema.

Se trata de una planta de desarrollo rápido, pudiendo crecer entre 30 y 40 cm al año, en el interior de una vivienda. Tiene una gran longevidad aunque, a partir de los tres o cuatro años, disminuye su valor ornamental al ir perdiendo progresivamente las hojas inferiores.

Multiplicación

Se realiza utilizando esquejes de tallo, siendo la mejor época para llevarla a cabo la primavera. Para esta operación debe utilizarse guantes, ya que la savia de la diefenbaquia es tóxica para el hombre.

Los esquejes se colocan en macetas individuales, sobre arena o mezcla de turba y arena a una temperatura ambiental de 22ºC. Deben protegerse del sol directo y mantenerse con suficiente humedad ambiental. En estas condiciones el enraizamiento se produce en 4-6 semanas, dependiendo de la variedad. Pueden emplearse hormonas para un mejor enraizamiento.

Cuidados y mantenimiento

No es una planta fácil de cultivar; no tolera las temperaturas bajas del invierno o las corrientes de aire frío. La sequedad del aire y los cambios de temperatura pueden ser fatales para algunas variedades delicadas, pero la especie más popular (D. exotica) es muy tolerante y se puede cultivar sin dificultad en una casa con calefacción central. 

En invierno requiere una temperatura superior a 15ºC. Precisa de sombra parcial en verano y luz brillante en invierno. Los riegos deben ser regulares de primavera a otoño y de forma más espaciada en invierno; hay que dejar secar el compost entre riegos. Es aconsejable pulverizar agua sobre las hojas en el caso de encontrarse bajo condiciones de humedad relativa baja. Las necesidades de fertilización se atienden con la aplicación de un abono líquido, cada diez días en verano y una vez al mes en invierno. La clorosis internervial puede deberse por un lado a la falta de humedad en el sustrato y, por otro, al efecto del aire frío. Generalmente, el frío afecta a las hojas más jóvenes y la falta de humedad a las más viejas.

Un exceso de sales hace que el tamaño de la hoja sea menor de lo normal, que éstas se curven hacia abajo y que los bordes aparezcan quemados. Las razones más probables de la pérdida de hojas jóvenes son: temperatura excesivamente baja, aire seco o corrientes de aire frío. Las hojas maduras tienden a caer de forma natural con el paso del tiempo. Si las hojas superiores de tamaño inferior al normal se debe a una iluminación deficiente; por tanto hay que llevar la planta a un lugar más iluminado.

Plagas y enfermedades

La aparición de hojas amarillas con telarañas en el envés puede producirse en cualquier época del año debido a los ataques de araña roja. En zonas cálidas los ataques de cochinillas pueden causar serios daños.

Son numerosas las enfermedades que pueden afectar a estas plantas. Entre las enfermedades causadas por hongos se encuentran las manchas foliares y las podredumbres de tallo y raíces.

Colletotrichum y Leptosphaeria producen manchas foliares de tipo circular durante los meses invernales.

Myrothecium es otro hongo que da lugar a la aparición de manchas foliares a lo largo de los nervios en plantas jóvenes. 

Rhizoctonia y Phytophthora causan podredumbres de tallo y raíz. Además Phytophthora puede atacar también a las hojas. 

Erwinia produce podredumbres húmedas de hojas, tallos y raíces de forma grave y frecuente, pudiendo resultar un factor limitante para el cultivo. 

Ficus

 

 

Origen

El género Ficus procede de zonas tropicales y subtropicales de Europa, Asia, África y el Pacífico. Se encuentran entre las más empleadas en la horticultura ornamental, ocupando el primer lugar en las ventas, debido probablemente a su adaptabilidad y facilidad de cultivo. Además, presentan un gran valor decorativo por sus hojas y la forma general de la planta que las hace aptas tanto tanto para jardines como para interiores. Se trata de plantas que bien cuidadas pueden llegar a ser muy longevas. 

1. Plantas de tronco muy lignificado, hojas grandes y aspecto arbóreo. En este grupo se incluyen especies que son árboles en la naturaleza. Entre ellas destacan:

- F. elástica: es la especie más conocida. Presenta hojas ovales, de color verde oscuro, brillante y con la vena central más clara por el haz y algo rojiza por el envés. A partir del tipo original se han desarrollado nuevas variedades: «Decora» y «Robusta», de color verde, «Rubra» de color morado, «Schryvereana», «Doescheri» y «Belgaplant», de hojas variegadas, etc.

- F. lyrata: de hojas anchas con bordes lobulados, de color verde oscuro y con marcadas nerviaciones amarillentas. 

- F. cyathistipula: de hojas oblongas, coriáceas, con buena ramificación y numerosos frutos.

- F. benghalensis: conocida vulgarmente por el nombre de «higuera de Bengala». Presenta un aspecto muy llamativo debido a las numerosas ramificaciones.

- F. altissima y F. religiosa: son especies de jardín, ocasionalmente cultivadas en interiores.

2. Plantas con aspecto más arbustivo y hojas intermedias o pequeñas. En este grupo se encuentran:

- F. benjamina: es la especie de mayor importancia económica y presenta ramas delgadas e inclinadas de las que parten hojas puntiagudas, de color verde intenso en la planta original.  Actualmente la gama de variedades es muy extensa y destacan: «Golden King», «Golden Princess», «Exotica», «Starlight», «Nana», etc.

- F. deltoidea: con hojas más pequeñas y redondeadas.

- F. stricta, F. buxifolia, F. retusa, F. leprieurii, F. aspera, F. rubiginosa y F. celebensis, también se cultivan ocasionalmente

3. Plantas trepadoras o colgantes: F. pumila, de porte trepador, con hojas pequeñas que aumentan de tamaño cuando están a pleno sol y F. sagittata, con largas hojas variegadas en algunas formas. 

Multiplicación

-Esquejes

- Para las especies de los grupos 2 y 3 el método más empleado es la propagación por esquejes terminales de 3-4 hojas. Estos esquejes son los que normalmente se desarrollan más rápidamente y dan plantas más perfectas. 

- En caso de no disponer de suficiente material vegetal se puede recurrir a la multiplicación por esquejes de tallo con una hoja y yema: el corto debe realizarse de forma que quede un entrenudo completo, eliminando la hoja inferior y dejando solamente la superior, que se enrollará sujetándola con una gomita o algo similar con objeto de disminuir la evapotranspiración. En F. elastica a veces se emplea este método, sobre todo en los tipos de hojas variegadas. Los esquejes se introducen verticalmente en un recipiente con agua y se mantienen así una o dos horas para eliminar y secar el látex (savia). 

El mejor sustrato para la colocación de los esquejes en bandejas es la arena estéril, ya que posteriormente facilita el repicado sin que las raíces sufran daño. También  pueden enraizarse directamente en las macetas de cultivo, como se hace frecuentemente con los tipos trepadores y colgantes: se colocan en cada una varios esquejes de 2-3 nudos con hojas.

La época más apropiada para la reproducción por esquejes es desde diciembre a marzo, ya que permite aprovechar al máximo el período de mayor luminosidad, pero con calor de fondo.

Generalmente, el enraizamiento se produce a las 4 ó 5 semanas para la mayoría de las especies. También puede recurrirse a la aplicación de hormonas que favorezcan este proceso.

-Acodo aéreo

El acodo aéreo se realiza practicando una incisión anular en el tallo, que puede envolverse con turba neutralizada, con abono y humedad suficientes, y todo ello con una lámina de polietileno para evitar la pérdida de agua.

Hay que procurar la aclimatación de los acodos cuando se van a separar de la planta madre, cuidando que no se produzcan cambios bruscos de luminosidad.

Cuidados y mantenimiento

Mantener la temperatura constante (18-20ºC); los cambios bruscos le son perjudiciales. Cuando se la cambia de sitio suele reaccionar con el conocido "síndrome de la casa nueva". Así, el F. benjamina deja caer en su nuevo emplazamiento muchas de sus hojas, con el fin de rebrotar con hojas nuevas mejor adaptadas a las nuevas condiciones. Necesita condiciones de humedad relativa medias. La pulverización resulta esencial para las especies trepadoras. Por lo general precisan buena iluminación, aunque no les gusta la radiación solar directa; en lugares fríos puede estar sometido a la luz solar todo el día. El sustrato debe ser suelto y contener bastante turba y gran cantidad de materia orgánica. Les perjudica el exceso de agua, dando lugar a la caída de las hojas inferiores, por lo que son convenientes los riegos escasos. En verano los riegos deben ser abundantes. Tras la compra, lo mejor para regar es situar la maceta encima de un platillo con agua para que la planta vaya cogiendo el agua por abajo. Las enredaderas requieren riegos más frecuentes que los árboles durante el periodo vegetativo. Cambie la maceta cada dos años en primavera.

Plagas y enfermedades: ocasionadas por desequilibrios hídricos, que en F. elastica se conocen como "edema"

El ficus es una planta bastante resistente a plagas y enfermedades aunque puede ser atacado por la araña roja y los pulgones. En F. elastica  y F. lyrata, los ataques de cochinilla son frecuentes en épocas secas y cálidas. Los ataques de trips se producen sobre todo en F. benjamina, F. retusa y F. elastica.

Dentro de las enfermedades destacan las manchas foliares causadas por los hongos de los géneros Cercospora, Gloesporium y Corynespora, y los ataques de hongos de raíz, estos últimos especialmente con frío y sustratos encharcados. Los nemátodos de raíz pueden ocasionar daños a F. benjamina.

Pascuero

 

 

Origen

La Euphorbia pulcherrima es conocida como planta de interior; se aprovecha su floración navideña aunque se puede conservar durante varios años. Es una planta de origen mejicano perteneciente a la familia de las de las Euforbiáceas. Es también conocida con los nombres de: Flor de Pascua, Pascuero, Poinsettia, Estrella Federal o Estrella de Navidad. Se trata de una de las 10 plantas de maceta más vendidas en Europa y EEUU. Las variedades que se cultivan en interior son de porte bajo-medio, compactas y bien ramificadas; al principio con tallos herbáceos que mas tarde se endurecen. Sus inflorescencias (ciatios) de color amarillo, no tienen mucha importancia decorativa, pero sí sus brácteas (hojas modificadas), que rodean a las flores y son realmente las que dan la belleza a la planta. Estas brácteas, según las variedades, combinan los colores rojo, rosa, blanco, marfil, salmón etc., siendo el rojo el color predominante en el mercado.

Multiplicación

La multiplicación se realiza a partir de esquejes terminales de 6-8 cm de longitud. Para detener la pérdida de látex, que se produce al cortar recomendamos sumergir la parte seccionada en agua caliente (este látex o savia puede producir alergias al contacto). Dichos esquejes se colocan en "minimacetas" con sustrato muy poroso (turba y arena o arena sola), siendo conveniente la aplicación de hormonas para el enraizamiento y fungicidas. El enraizamiento se produce aproximadamente a los 15 días. También es importante mantener constante la humedad en el sustrato. Durante el crecimiento se pueden presentar numerosas anomalías, entre las que destacan: clorosis, estrés hídrico, marchitamiento, estrés salino, etc, frecuentemente debido a prácticas culturales incorrectas (excesos de fertilización, inadecuada aplicación de reguladores del crecimiento, etc.).

Cuidados y mantenimiento

Se recomienda que la temperatura no descienda por debajo de 12ºC durante la temporada de floración. Las hojas se desprenden en ambientes secos y con poca iluminación. El sustrato debe ser muy suelto, teniendo en cuenta que esta planta tiene numerosas enfermedades de raíz. Tras la compra y hasta la floración, es el momento de regar cuantiosamente; espere a que el compost quede moderadamente seco antes de regar otra vez. Riegue inmediatamente si las hojas empiezan a marchitarse. A la caída de la flor y de las hojas se suspenderán los riegos y se hará una poda severa. 

Plagas y enfermedades

Las plagas más comunes en esta planta son los pulgones, los ácaros, las cochinillas y, sobre todo, la mosca blanca. Los ataques de botrytis se producen sobre todo a partir de la diferenciación floral y cuando se producen condensaciones durante las horas nocturnas. La bacteria, Coryneobacterium poinsettiae da lugar a tiras longitudinales de aspecto acuoso, provocando la caída de hojas y la muerte de la planta. Los virus provocan manchas sobre las hojas que habrá que retirar y destruir inmediatamente.

Palmeras

 

Origen

Las palmeras o palmas son plantas arbóreas o arbustivas, pertenecientes a la familia Palmae o Arecaceae que portan un penacho o rosetón de hojas (corona) en la parte superior de un tallo generalmente único y no ramificado denominado estípite. Constituyen uno de los principales grupos botánicos de interés ornamental. En las palmeras se encuentran más de 200 géneros y alrededor de 3.000 especies que habitan en las zonas tropicales y subtropicales de todo el mundo.

La gran mayoría de las especies de palmera proceden de las regiones tropicales de América, Malasia y lugares cálidos de África. Los países más ricos en cuanto a número de especies son Sumatra y Borneo, repúblicas de América Central y regiones situadas al Norte del Amazonas (Brasil, Guayanas, Venezuela, Perú y Ecuador). Cualquier especie de la familia Palmáceas puede emplearse como planta decorativa de interior en su fase juvenil.

Multiplicación

Salvo para las especies de tallo múltiple, que se pueden multiplicar mediante separación de uno o varios tallos con sus correspondientes raíces, para el resto de las palmeras se emplea la reproducción sexual por semilla. La cubierta de las semillas de algunas especies contienen sustancias inhibidoras de la germinación, por lo que a veces es conveniente eliminar esta cubierta. Para ello podemos colocar los frutos en un saco y golpear éste con un palo a fin de quebrar la corteza y así proceder a su posterior eliminación lavándolas bajo un chorro de agua. También se pueden poner los frutos en remojo a 60-70º C durante varios días.
Las semillas se introducen en macetas o bandejas con sustrato humedecido compuesto generalmente por mezclas que proporcionan un buen poder retentivo de la humedad y fácil aireación, tales como turba, mantillo, perlita, vermiculita, arena, picón, etc. El uso de calefacción con temperaturas comprendidas entre los 24-30º C facilita la germinación. Conforme vayan germinando las semillas, las plantitas se transplantarán a macetas de diámetro acorde con la especie, en cuanto tengan la primera hoja y antes de que la raíz haya profundizado demasiado.

Cuidados y mantenimiento

Necesitan calor normal, no menos de 10ºC en invierno. Lo más necesario es un buen drenaje; todas detestan el agua estancada en las raíces. Durante el invierno hay que mantener la tierra ligeramente húmeda. Riegue con mayor abundancia en primavera y en verano. Pulverice las hojas si la estancia tiene calefacción. Lave las hojas adultas de vez en cuando. Evite las corrientes de aire. Cambie la maceta solo cuando esta quede pequeña. Apriete el compost alrededor del cepellón. 

Plagas y enfermedades

-Araña roja: es una de las plagas que más afectan a las palmeras. Suele atacar en primavera y verano cuando hay oscilaciones de humedad relativa. 

-Cochinillas: se localizan en todos los órganos aéreos, en la nerviaciones de las hojas tanto en el haz como en el envés, tallos y frutos, formando colonias. En la parte invadida aparecen manchas amarillas ocasionadas por la succión de savia. También segregan melaza que favorece el desarrollo de fumagina o negrilla, cubriendo la superficie foliar, impidiendo la fotosíntesis y despreciando el valor comercial de las plantas. 

-Taladro: el adulto de este lepidóptero noctuido se refugia durante el día debajo de los restos vegetales, rugosidades y grietas. Las larvas excavan túneles, bien entre la corteza y la albura, bien en el cilindro central, dejando los túneles llenos de excrementos. 

-Trips: estos insectos se localizan en las axilas y envés de las hojas, yemas, pétalos, etc. Producen lesiones de aspecto plateado debido a que las células epiteliales se llenan de aire al ser raspadas y vaciados los jugos celulares, restando savia a la planta e impidiendo el normal desarrollo. Se producen deformaciones, abarquillado de hojas, pétalos y brotes, y son vectores de virosis.

-Gorgojo rojo: los adultos se caracterizan por su gran vistosidad. Son grandes (2 a 5 cm de longitud), con rostro o pico muy alargado y visible sobre el que los machos ostentan un tupé de pelos de color pardo rojizo. El color dominante de los adultos es el pardo rojizo anaranjado con lunares oscuros sobre la parte dorsal del tórax. Sus larvas pueden superar los 5 cm de longitud durante su último estadío y poseen una gruesa cápsula cefálica de color marrón oscuro brillante provista de poderosas mandíbulas. Las palmeras afectadas presentan galerías que desde las axilas de las hojas llegan a la corona y que, posteriormente, pueden detectarse en diversas zonas del tronco. Las hojas centrales amarillean y se marchitan, de forma que en pocas semanas, la práctica totalidad de la corona se ve afectada originando la muerte de la palmera.

-Fusariosis: este hongo infecta las raíces de las plantas e invade el xilema, provocando su marchitamiento y destrucción. Las hojas basales adquieren un tono gris amarillento, seguidamente se secan, hasta que la planta muere debido a que ésta es incapaz de conducir el agua y los nutrientes. La contaminación se produce a través de heridas ocasionadas por la rotura de raíces durante el transplante, así como en los suelos compactos, arcillosos, mal drenados, sometidos a riegos copiosos y a altas temperaturas.

-Phythopthora: este hongo infecta las raíces de las plantas e invade el xilema, provocando su marchitamiento y destrucción. Las hojas basales adquieren un tono gris amarillento, seguidamente se secan, hasta que la planta muere debido a que ésta es incapaz de conducir el agua y los nutrientes. La contaminación se produce a través de heridas ocasionadas por la rotura de raíces durante el transplante, así como en los suelos compactos, arcillosos, mal drenados, sometidos a riegos copiosos y a altas temperaturas.

Poto

 

 

Origen

Es una planta que pese a carecer de flores y no tener un follaje llamativo, ha tenido muy buena aceptación, gracias a poseer un increíble poder de adaptación.   

El más versátil de todos los potos es el Scindapsus aureus, que procede de las islas Salomón. Tiene tallos fuertes aunque quebradizos, que desarrollan raíces adventicias, las cuales proporcionan muy buena sujeción y alimento a la planta. Las hojas son acorazonadas, de gran tamaño, normalmente variegadas con tonos blanco-amarillentos sobre fondo verde, y con largos pecíolos.

Multiplicación

Se realiza mediante esquejes de tallo de un nudo con hoja, de 3-5 cm de longitud. Dichos esquejes pueden plantarse directamente en macetas de 9-12 cm de diámetro, con mayor espaciamiento entre esquejes, dependiente tanto del número deseado como del tamaño de la hoja. Con temperaturas de 20-25ºC el enraizamiento se produce a las tres semanas.

Cuidados y mantenimiento

La temperatura debe mantenerse por encima de 15ºC y el crecimiento se hace más rápido conforme ésta aumenta. Valores inferiores a los 10ºC aumentan la susceptibilidad a enfermedades y provocan la pérdida de hojas. Necesita buena iluminación pero sin sol directo. El colorido se apaga si la luz es escasa. Se darán riegos moderados en verano y escasos en invierno. Se deben evitar los encharcamientos. Deje secar ligeramente el compost entre los riegos. Si es necesario, realice el cambio de maceta en primavera. Pulverice bien las hojas. Pince los brotes para que la vegetación se haga más densa; protéjala bien de las corrientes de aire.

Plagas y enfermedades

No existen plagas especialmente graves para esta planta, presentándose ocasionalmente ataques de cochinillas aéreas o de raíz, trips o ácaros.

-Podredumbre de tallo y raíces: es la enfermedad más frecuente y está causada por Pythium. También pueden darse prodredumbres más secas, causadas por Rhizoctonia que se combaten de forma efectiva con banomilo o PCNB.

-Bacteriosis: esta enfermedad se manifiesta por la aparición de manchas acuosas causadas por Erwinia.

 

Hiedra

 

 

Origen

La hiedra común, Hedera helix, es una de las pocas plantas originarias de Europa que puede cultivarse en interiores. Pertenece a la familia de las araliáceas. Sólo se conocen siete especies, de las que únicamente dos son las comúnmente empleadas como plantas de interior: H. helix, con numerosas variedades, y H. canariensis o hiedra canaria. Se utilizan tanto en formas colgantes como de plantas de mesa en macetas, así como de plantas de jardín.

La introducción de nuevas variedades de H. helix es constante, mostrando variaciones en cuanto a tamaño de las hojas, su forma y el colorido. Así, se pueden encontrar desde variedades con hojas en forma de simple escudo a aquéllas con la hoja estrellada, variedades con la hoja completamente verde, otras variegadas e incluso con complejas mezclas de blanco, crema, gris, verde y amarillo.

Multiplicación

Se realiza mediante esquejes apicales del tallo de 7,5-10 cm de longitud, o mediante esquejes de uno o tres nudos con hojas. Es preferible colocarlos directamente en la maceta donde se vayan a cultivar para evitar pérdidas en el trasplante. Para H. helix se sitúan 6-8 esquejes por maceta de 11 cm y para H. canariensis, de 1 a 3. La temperatura debe mantenerse próxima a los 20ºC. La facilidad y el tiempo de enraizamiento oscilan según las variedades, con mayor rapidez para las verdes que para las variegadas. El esquejado puede realizarse en cualquier época del año, siempre que se mantengan las condiciones ambientales adecuadas.

 

Cuidados y mantenimiento

La hiedra es una planta de desarrollo rápido, aunque se deben despuntar los ápices vegetativos para que éste sea más compacto. Puede crecer 30-46 cm al año. La temperatura debe situarse entre los 12 y los 20ºC, con valores algo superiores para las variedades variegadas. La incidencia directa de luz solar puede dañar las hojas y blanquearlas, salvo escasas excepciones. Hedera helix tolera y se desarrolla en lugares muy oscuros. H. canariensis necesita luz abundante en todo momento. Mantenga húmedo el compost, en verano, mediante riegos regulares. En invierno, espacie los riegos, pero no permita nuca que el compost se seque. El ennegrecimiento de las hojas generalmente se debe a un exceso de riego; debe dejarse secar y reducir posteriormente la frecuencia de los riegos. La aparición de hojas secas se debe a una temperatura excesiva y escasa humedad relativa. La luz solar directa provoca el palidecimiento de las hojas; por tanto debe colocarse la planta en un lugar sombreado. El variegado se transforma en verde a causa de un exceso de abono y luz insuficiente. Debe dejarse de abonar la planta y llevarla a un lugar más soleado.

Plagas y enfermedades

Esta planta es atacada por las típicas plagas de invernadero: cochinillas, trips y ácaros. 

Entre las enfermedades destacan las manchas foliares causadas por los hongos Xanthomonas, Colletotrichum y Alternaria.

Aspidistra

 

 

Origen

Aspidistra elatior es una planta utilizada únicamente para decoración de interiores, oriunda de China y Extremo Oriente. Pertenece a la familia de las liliáceas. Es una planta perenne, muy resistente y de porte medio. La planta se desarrolla a partir de unos tallos subterráneos carnosos que se denominan rizomas; de éstos nacen hojas cauliformes (hojas de extremos puntiagudos). Sobre un pecíolo largo se expanden limbos lanceolados de color verde oscuro que pueden adquirir tonos blanquecinos como ocurre en la “Variegata”. 

Multiplicación

Se realiza preferentemente en primavera-verano,  mediante la división de planta. Se separarán  porciones de rizoma con al menos una o dos hojas que se colocarán individualmente en un medio poroso. No se iniciará la fertilización hasta que haya comenzado el crecimiento radicular y haya emitido alguna hoja nueva.

Cuidados y mantenimiento

Es una de las plantas de interior más longevas. Se desarrolla adecuadamente a 10-15ºC. No es exigente en luz. Debe regarse con moderación durante todo el año, y en invierno se reducirá el aporte de agua. Es una planta de gran resistencia que soporta las corrientes de aire y la sombra. Las hojas son de crecimiento lento y larga duración. Resiste mal los cambios de maceta. 

Una excesiva sequedad en el ambiente produce unas manchas amarillentas que evolucionan a un color parduzco; por lo que conviene rociar las hojas con agua regularmente. Es una planta sensible al fluor, que puede producir quemaduras en las hojas.

Plagas y enfermedades

En cuanto a los parásitos que pueda albergar, es sensible a la presencia de la cochinilla algodonosa y a la araña roja, que aparecen en el envés de las hojas. Las hojas pueden ser atacadas por los hongos Cercospora y Colletotrichum.

Coleo

 

Origen

El género Coleus comprende unas 150 especies de plantas herbáceas, anuales o vivaces, de hojas opuestas, simples, pecioladas, cordiformes y, generalmente, dentadas. El cóleo destaca por la vistosa coloración de su follaje, que va del amarillo al púrpura, del marrón al verde y, en ocasiones, hasta escarlata. Todos estos tonos (y aún más), se distribuyen sobre la superficie de las hojas en manchas, franjas y también formando zonas concéntricas. Procede de la India, Java y zonas tropicales de Asia.. 

Multiplicación

La reproducción de variedades suele realizarse por semilla, con siembra a finales de invierno en sustrato con mezcla de turba y perlita y manteniendo una temperatura de unos 23ºC. La germinación se produce aproximadamente a las dos semanas.

También puede realizarse por esquejes de 5-7 cm de longitud, a partir de febrero, en sustrato estéril de arena o mezcla de turba y arena. Manteniendo una temperatura de alrededor de 23ºC, el enraizamiento se produce con facilidad a los 10-15 días. Durante todo el otoño e invierno se despuntan y quitan las flores de las plantas para que ramifiquen.

Cuidados y mantenimiento

 

El colorido de las hojas depende fundamentalmente de los factores luz y temperatura: con días cortos y temperaturas bajas, las hojas son pequeñas y el colorido se concentra a lo largo de la vena central y con días largos se colorea toda la hoja; con bajas temperaturas durante el día o elevadas durante la noche el color de la hoja se debilita. Temperaturas de unos 23ºC durante el día y 17ºC durante la noche acompañadas de días largos, garantizan plantas con colores intensos en toda la superficie foliar y la ausencia de flores, que son poco atractivas. Tras el trasplante los esquejes requieren un alto grado de humedad. Conviene mantener el sustrato húmedo, pero no encharcado, manteniendo un buen nivel de humedad ambiental, aprovechando los riegos para incorporar abono de manera frecuente y poco abundante. 

Para que adquiera un porte arbustivo y no se limite a crecer sólo hacia arriba, se deben podar los vértices cuando la planta tenga unos 20 cm de altura. Si además se retiran las flores cuando salgan, las hojas del coleo se desarrollarán mucho y el follaje resultará muy atractivo. 

El exceso de sol produce el amarillamiento de las hojas. La caída de las hojas se puede producir por falta de calor o un exceso de humedad o la combinación de ambos factores.

Plagas y enfermedades

En general son atacados por pocas plagas, aunque no son raros los ataques de cochinillas, mosca blanca y babosas. Las enfermedades que afectan a estas plantas tampoco son muy numerosas. Durante el enraizamiento de los esquejes son frecuentes los ataques de Pythium y Rhizoctonia. Es importante utilizar sustratos y material vegetal libres de nemátodos, ya que éstos son muy difíciles de erradicar; Heterodera radicola provoca la aparición de nudosidades en las raíces y Aphelenchoides olesistus ataca a las hojas, originando unas manchas transparentes que después se tornan de color amarillento marrón y más tarde negro.

 

Aralia

 

 

Origen

Las aralias pertenecen a la familia de las araliáceas y constituyen un género que incluye unas veinte especies procedentes de Asia, América y Australia. Las dos especies más cultivadas como plantas de interior son Aralia japónica y A. elegantísima.

La primera también es conocida como A. sieboldii y como Fatsia japónica y, como su nombre indica, procede del Japón. Puede considerarse una planta muy tolerante y en climas templados también puede cultivarse en el exterior, particularmente en patios y terrazas de zonas urbanas. Presenta hojas de color verde intenso lobuladas a modo de dedos.

A. elegantísima, es una buena planta de interior, aunque no tan tolerante como A. japónica: no soporta los sustratos encharcados y pierde las hojas si se deja drenar excesivamente. Presenta hojas de color bronce, verde oscuro o casi negras, divididas en lóbulos a modo de dedos con márgenes aserrados. En algunos ejemplares pueden llegarse a obtener hasta tres formas distintas de hojas: los cotiledones, las hojas juveniles, puntiagudas y aserradas y las hojas adultas, similares a las de otras aralias, aunque de color bronce.

Multiplicación

Normalmente se lleva a cabo por semilla, excepto en las variedades variegadas, que se realiza por esqueje.

Las semillas se colocan en bandejas multilóculos de 7-8 cm. La germinación se produce a los 20-25 días a 20ºC.

Cuidados y mantenimiento

La temperatura óptima es de 16 a 21ºC, aunque soporta una amplio rango de temperaturas (no las elevadas) y tolera los 0ºC. Requieren bastante luz, aunque no la radiación solar directa. No tolera los cambios bruscos. Es conveniente regar unas dos veces por semana en verano, manteniendo constantemente húmedo el sustrato y reducir la frecuencia de riego en invierno a una vez por semana, evitando que la maceta se seque por completo. Durante la época de crecimiento, hay que cuidar que no le falte abono. Se recomienda lavar las hojas frecuentemente. Si precisa el cambio de maceta, éste se realizará en primavera. La caída de las hojas se produce por un exceso de frío o de calor con humedad insuficiente.

Plagas y enfermedades

Las plagas que le afectan son los ácaros, las cochinillas y los trips.

En cuanto a las enfermedades, las aralias son afectadas por enfermedades foliares causadas por Alternaria y Pseudomonas y por podredumbres de raíz causadas por Phytophthora y Pythium.

Monstera

 

 

 

Origen

Planta de origen tropical (Antillas y América Central), perteneciente a la familia de las aráceas, que guarda un estrecho parentesco con los filodendros. En algunos lugares se conoce por la planta del pan mexicana debido a la vaina, que contiene una pulpa comestible que rodea las semillas.

Puede alcanzar con facilidad los 230 cm en interior, aunque lentamente. Las hojas pueden llegar a medir 60 cm de sección. Éstas presentan profundos entrantes y agujeros relacionados con su hábitat natural, ya que dichos agujeros permiten el paso del aire en las regiones de intenso vientos, de forma que las grandes hojas no sufren daño.

Su hábito de crecimiento es horizontal, por tratarse de una planta de porte rastrero, por lo que para obtener un desarrollo vertical es necesaria la colocación de un tutor o soporte (vara de musgo, rodrigón,  etc). Emite numerosas raíces aéreas, que le permiten anclarse al suelo o al tutor, en su caso.

La Monstera deliciosa es una de las plantas de interior más fáciles de mantener, aunque presentan el inconveniente de que requieren mucho espacio.

Multiplicación

La propagación se lleva a cabo en verano y generalmente se emplean esquejes apicales de tallo que se colocan directamente en la maceta definitiva. Debe mantenerse una temperatura aproximada de 25 ºC para que el enraizamiento se produzca a las 4-6 semanas. También pueden utilizarse esquejes de nudo, con o sin hoja, con el inconveniente de que su crecimiento es más lento y la ventaja de la comodidad y el ahorro de espacio. 

Cuidados y mantenimiento

Se trata de una planta que dura muchos años con un mínimo de cuidados. Dado su origen tropical se desarrolla mejor con temperaturas y humedades relativas elevadas, pudiendo soportar hasta los 40ºC si la humedad relativa se sitúa por encima del 90%. Tolera rincones oscuros y debe estar siempre lejos del sol directo, especialmente durante el verano. En los meses estivales es recomendable pulverizar agua sobre las hojas para conseguir un ambiente húmedo alrededor de la planta que le ayude a soportar las altas temperaturas. Puede cultivarse en cualquier tipo de sustrato estándar: turba, tierra vegetal y arena, turba y arena, turba y cortezas, etc. No le gusta el exceso de riego, por lo que una frecuencia de una vez por semana en verano y cada dos semanas en invierno será suficiente. El exceso de agua produce podredumbre y falta de oxígeno que se traduce en un amarillamiento de las hojas.

Si se produce goteo en los bordes del limbo foliar es debido a que el sustrato está demasiado húmedo. Se debe permitir drenar, dejar secar y alargar el intervalo entre riegos. Si aparecen manchas negras en las hojas se debe a temperaturas excesivamente bajas. En el caso de aparecer hojas pálidas con quemaduras y orificios redondeados sobre las marcas sexceso de insolación directa. La aparición de hojas pálidas se debe normalmente se debe a deficiencias nutritivas, se recomienda abonar todas las semanas durante la época de crecimiento. El desarrollo de hojas sin orificios es normal en hojas jóvenes, pero en hojas ya maduras las causas más probables son la escasez de iluminación, el aire frío y falta de agua o de abonado. En plantas de gran altura generalmente se debe a que el agua y los nutrientes no alcanzan las hojas superiores. Las raíces aéreas deben introducirse en el sustrato o dejar que crezcan en un soporte húmedo. La aparición de hojas con las puntas secas es debido a una carencia de potasio.

Plagas y enfermedades

Puede sufrir el ataque de cochinillas, ácaros y trips. Ataques de pulgones en primavera y otoño, que pueden causar la pérdida debido a las picaduras que producen en las hojas aún sin desplegar.

-Manchas foliares: causadas por los siguientes hongos: Phytophthora, que origina lesiones irregulares de color pardo, Dactylaria, que produce pequeñas manchas y Cercospora, que da lugar a la aparición de pequeñas lesiones amarillas.

Podredumbres de raíz, causadas por los hongos: Pythium, Rhizoctonia, Botrytis y Sclerotium.

-Bacteriosis: Erwinia, que produce manchas concéntricas en las hojas y puede acabar con las plantas; Pseudomonas, que produce punteaduras circulares en las hojas; Xanthomonas, que da lugar a la aparición de bordes rojos.